PICCOLO CIRCO DE HILO

funambula_edited1Teatro visual para publico familiar
10 de diciembre a las 12.30h en Centro Cultural Pilar Miró
Dirección: Plaza Antonio María Segovia, 0, 28031 Madrid

Obra disponible para teatro y/o calle, idioma: sin texto
Estrenada en FIRA TÀRREGA 2014

Esta historia comienza desde el final, cuando el Circo cierra y la única marioneta aprendiza que se ha quedado – o que ha sido olvidada – pasa su tiempo a limpiar y poner en orden el Piccolo Circo. Con un poco de fantasía transformará las ocupaciones más aburridas en maravillosos juegos, danzas e historias que recorrerán las aventuras del Piccolo Circo por el mundo, hasta llegar a su sueño de llegar a ser funámbula…

Cía. Antonella D’Ascenzi
Coreografía e interpretación Antonella D’Ascenzi
Dirección artística Pasquale Marino
Asesoramiento manipulación títeres y objetos Cristina Robledillo
Escenografía original Oscar Merino González
Diseño de vestuario Cristina Robledillo
Filmación Georgie Uris
Foto de escena Daniela Visciglio
Música: Pino Ciccarelli, Circus Marcus, Laurent Zoppis, Insula Dulcamara
Realización de objetos y títeres Antonella D’Ascenzi

Han dicho de la obra
TONI RUMBAU en PUTXINELLI.CAT

Fue un placer ver este trabajo de la bailarina italiana residente en Barcelona, Antonella D’Ascenzi (…).
La idea es muy sugestiva y se basa en la relación del cuerpo de una marioneta, encarnada por la bailarina, y sus hilos. Espectáculo, por lo tanto, sobre la levedad y también sobre la gravedad, sobre el peso del cuerpo y el deseo de levitar y escaparse de aquello que nos hace caer en tierra. Una lucha entre masas físicas: la de la tierra y la de la bailarina, que busca unos hilos que encuentra y no encuentra, con los que elevarse pero que nadie controla. En realidad, es la misma bailarina su manipuladora, intentando va que alguien desde arriba la manipule, la menee, sin que ella tenga que hacer nada. No es este el sueño de las personas atrapadas por la gravedad social?, dejarse traer, no pensar, moverse automáticamente? Pero la realidad se impone siempre. Uno se puede engañar, pensar que hay alguien que mueve los hilos, imaginar los movimientos que tendría que hacer si estos estuvieran, hacer números clásicos de un circo de marionetas, poniéndose la musiqueta de una caja de muñecas, en una regresión a la infancia, cuando se vive con el piloto automático, pero como decíamos, la realidad se impone. La bailarina acaba por tierra, arrastrándose (…)

Este es el discurso que extraje de las imágenes que D’Ascenzi iba desgranando, en un espectáculo que todavía está en construcción, y que toca un tema de alto voltaje poético y filosófico. No sé si el artista es del todo consciente de aquello que tiene entre manos. Creo que sí, puesto que sus movimientos van en esta dirección. Una obra de una gran potencialidad de la que me gustaría ver su evolución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *